• background rays
Tel: (011) 4255-5739 Lunes a Viernes de 8 a 16.30 hs.-Luis Braille 1348 Florencio Varela,Pcia de BsAs. - Atención con obras sociales-Categoria "A" S.S.Salud
Nuestro Equipo
Psicología

El equipo de psicología tiene por objetivo promover la Salud Mental de los niños y sus familias y favorecer el desarrollo de estrategias que mejoren la calidad de vida familiar.
Se realizan intervenciones terapéuticas con los niños en sesiones individuales o en las diferentes terapias con una modalidad de sesiones compartidas, con las familias y/o compañeros.

El equipo de Psicología interviene en:
  • Entrevistas individuales
  • Contención y orientación
  • Elaboración de experiencias traumáticas
  • Técnicas para el control de la ansiedad
  • Sesiones Compartidas con otras terapias.
  • Orientación a grupo familiar.
  • Orientación a profesionales de todas las áreas en intervención con niños y su familia, desde sus necesidades, creencias y valores.
  • Abordaje psico-educacional
    Entrevistas con instituciones educativas , para facilitar la inclusión escolar conjuntamente con otras áreas.
  • Acompañamiento y preparación del niño/a en las nuevas propuestas en las que puedan incursionar: cambio de nivel en educación o inicio en el mismo, cambio de escuela-domicilio, etc.
  • Prevención en factores de riesgo
ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA CONDUCTA
Problemas de conducta 

Los concurrentes pueden presentar problemas de conducta en diferentes momentos y por motivos de diversa causa. Cuando una conducta toma una intensidad y frecuencia que genera molestias de importancia en el ámbito familiar o escolar se puede definir como una conducta problemática. Llegado a este punto es conveniente hacer una consulta para evaluar el problema y diseñar intervenciones destinadas a prevenir que la situación empeore y buscar una mejoría en el comportamiento. Particularmente los berrinches, la desobediencia, las agresiones verbales y físicas, las autoagresiones, la destrucción de objetos entre otras conductas pueden ser identificados habitualmente como problemas de comportamiento.

Posibles causas 

En algunos casos y dentro de ciertos límites estos comportamientos pueden ser parte del desarrollo y tienen un carácter temporario, como por ejemplo los berrinches en la edad preescolar o la actitud desafiante de un adolescente. Dependerá de los recursos y características del entorno social del niño o adolescente como atravesar estas etapas de la mejor manera posible. En estos casos una consulta de orientación puede resultar útil para reforzar los aspectos positivos del entorno, y enriquecerse con nuevas estrategias para estimular el desarrollo y lograr mejores condiciones para el manejo de situaciones conflictivas.
Los problemas de conducta también pueden ser una consecuencia indirecta o expresión de situaciones complejas en el hogar de tipo social o emocional, como se puede dar en el caso de una familia que atraviese una crisis, por ejemplo por separación, duelo etc., o el niño no esté recibiendo el cuidado que necesita por problemas inherentes a los adultos.

En la población de niños con algún déficit en la comunicación, en el control de sus impulsos, en su capacidad cognitiva,  o con un  trastorno generalizado  del desarrollo, la propensión a la aparición de problemas de conducta es mayor, dado que los recursos que habitualmente funcionan para regularnos en la interacción con los otros pueden estar disminuidos o alterados, y las conductas que surgen de la frustración y el enojo pueden comenzar a incluirse en circuitos interactivos. En ocasiones el problema de conducta se encuentra cumpliendo la función de ganar atención de los adultos,  conseguir cosas que desea,  o de lograr evitar situaciones de exigencia. En algunos niños también puede haber conductas llamadas estereotipadas, o auto estimulaciones, que también pueden constituirse en un problema. En algunos casos estas conductas pueden tener una función no social, o sensorial. A veces el problema de conducta puede ser la expresión de un malestar físico que no puede ser comunicado y por lo tanto no atendido.

Evaluación de la conducta

En todos los casos siempre la conducta será una función que resulta de la interacción de la persona con su ambiente.
Una evaluación conductual busca identificar las funciones o causas de las conductas para poder dar estrategias de intervención que tomen en cuenta esta función.
La base conceptual y la  metodología para hacer esto  proviene del Análisis Conductual Aplicado, que nos da herramientas para poder responder a la pregunta “¿En qué condiciones es que ocurre la conducta?”, esto se realiza analizando las situaciones antecedentes y consecuentes de la misma.

Para realizar esto hay diferentes niveles de evaluación, una primera instancia es una Evaluación Descriptiva en la que a través de una entrevista y datos indirectos se puede inferir la función y dar recomendaciones que pueden resultar en una mejoría de la situación. En un segundo nivel, se puede realizar un Análisis Funcional de la conducta, el cual implica generar situaciones análogas a las reales en las que ocurren los problemas, con la participación del niño y sus padres, para verificar la hipótesis sobre las causas de la conducta y luego intervenir. Por último en algunos casos es necesario extender la observación en el tiempo para poder tener un patrón claro y definir la causa del problema.

Sin una identificación de las causas o función de la conducta, ninguna intervención, propiamente dicha, es posible, solo podemos contener la situación. La psicología de la conducta es una disciplina que en muchos casos puede dar respuesta y ayudar a mejorar los problemas de conducta.

El programa de intervención se puede dar de tres maneras diferentes:
  1. Sesiones con el paciente, los papas y /o cuidadores en CET, teniendo en cuenta además, que en la propia institución se organizará un programa específico en función del desempeño del niño/a en nuestra propia institución.
  2. Sesiones compartidas con otro profesional u otro paciente, dentro del espacio terapéutico del niño a trabajar el problema de conducta.
  3. Intervención domiciliario, para hacer un análisis y e idear un plan de trabajo específico para los problemas de conducta en su hogar/o otros espacios que comparta con su familia.

Los objetivos generales están relacionados con poder brindarles estrategias a los papás para poder jugar e interactuar con sus hijos, teniendo en cuenta el perfil individual del niño.

Supervisión y /o Seguimiento: se les comenta a la familia o personas que intervienen en el cuidado del niño/a de cómo será el seguimiento. Estas personas intervinientes asistirán a las supervisiones para recibir indicaciones y sugerencias, pudiéndose dar en la propia institución o en algunos casos se retornará al domicilio.